Además de incumplir el acuerdo de otorgarle seis direcciones al grupo Siempre con la Gente A.C., el alcalde Jaime Cuevas Tello le prohibió a José Gómez que se presentara al acto de toma de protesta celebrado el pasado 17 de septiembre en la unidad deportiva de San José

Por Luis Alberto Alcaraz

La ausencia de José Gómez sorprendió a propios y extraños, pues a pesar de que el PRI había perdido la elección pasada, mediante una alianza política su grupo político hizo campaña en favor de Jaime Cuevas.
Como alcalde saliente de Bahía de Banderas José Gómez estaba obligado a encabezar el evento de toma de protesta de Jaime Cuevas. Como aliado político del nuevo presidente de Bahía debía sentirse como en casa ante los cientos de seguidores del nuevo alcalde, por eso su ausencia extrañó a muchas personas que esperaban verlo gustoso entregar el poder a alguien que no era de su mismo partido.
Las especulaciones no se hicieron esperar, la mayoría concluyó que José Gómez no tenía cara para enfrentarse a su pueblo luego de la desastrosa forma en que cerró su administración. Pero la razón de su ausencia era más simple: el propio Jaime Cuevas le pidió que no se presentara al acto de toma de protesta. “Es por tu seguridad”, le dijo, no hay garantías para protegerte si alguien te quiere agredir.
Pero para José Gómez eso no fue lo peor, sino el incumplimiento de un pacto político mediante el cual la agrupación Siempre Con la Gente A.C. se sumó a la campaña de Jaime Cuevas a cambio de la promesa de seis direcciones de la administración municipal una vez que se consiguiera el triunfo.
Cuando los grupos de José Gómez y Héctor Paniagua se reunieron con Jaime Cuevas, ya ganada la elección, conocieron nuevamente el verdadero rostro de Jaime Cuevas Tello. “Me salió muy cara la campaña y tuve que hacer otros compromisos, así que no les voy a dar las posiciones que piden”, les dijo con toda la frialdad del mundo.
Algo similar le dijo a Héctor Paniagua 12 años atrás, cuando tras haberlo convertido literalmente en presidente municipal de Bahía le exigió el cumplimiento de los acuerdos pactados entre ambos. El viejo adagio que establece que “de la traición no se regresa” debió rondar la cabeza de Héctor Paniagua al sufrir por segunda vez la traición de Jaime Cuevas.
EL INICIO DE LA HISTORIA
Era a principio del 2017 cuando los grupos políticos de Bahía de Banderas opositores al PRI comenzaron a definir la estrategia para derrotar a Héctor Santana, a quien ya daban como seguro candidato del PRI gracias a la imposición de Roberto Sandoval y Edgar Veytia.
Con el empresario Antonio Echevarría de testigo de calidad se definió el grupo que se disputaría la candidatura de la Alianza por Nayarit. Feliciano Santana, Jaime Cuevas, Genaro Parra, Héctor Paniagua y Omar Reynozo eran los precandidatos. En la primera ronda Héctor Paniagua se descartó, “yo no voy a jugar, no es mi momento”, les dijo con claridad, ante el malestar del grupo político que comanda.
El siguiente en causar baja fue Omar Reynozo, quien tras una acalorada reunión con el entonces Fiscal Édgar Veytia quedó muy convencido de que no tenía más opción que seguir jugando en el PRI.
Le siguieron Feliciano Santana, quien ante la candidatura de su hermano por el PRI prefirió cerrar filas con la familia, y Genaro Parra, quien cedió a las tentaciones del MC y aceptó la candidatura. Así quedó Jaime Cuevas como el único aspirante a la candidatura, a pesar del recelo de muchos paniaguistas que ya habían sufrido la traición de Cuevas cuando lo llevaron al poder la primera vez.
Sobre la marcha apareció José Gómez, quien no pudo soportar la traición de Roberto Sandoval al negarle su derecho a la reelección y tendió puentes para sumarse al proyecto de la Alianza. El acuerdo contemplaba el reparto de las direcciones que integran el gobierno municipal: 6 posiciones para el grupo de Paniagua, 6 posiciones para el grupo de José Gómez y 6 más para el grupo de Jaime Cuevas.
El acuerdo era claro: el reparto sería equitativo y contemplaba la totalidad de espacios que dependen de cada dirección. Así se fueron todos locos de contento a la campaña, con la certeza de que el triunfo estaba a la vuelta de la esquina.
QUE DIJO MI MAMÁ QUE SIEMPRE NO
Conquistado el triunfo casi por carro completo, paniaguistas y gomistas se reunieron con Jaime Cuevas para dar cumplimiento a los acuerdos de campaña. La respuesta de Jaime Cuevas los dejó fríos: “no les voy a poder cumplir”. En tres ocasiones se reunieron y el resultado fue tres veces igual.
Eso sí, Jaime Cuevas dejó abierta la puerta para otorgar algunos espacios a representantes de los dos grupo, sin embargo tanto Héctor Paniagua como José Gómez acordaron dar por terminadas las negociaciones y romper todo trato con el nuevo alcalde de Bahía. Por eso ninguno de los dos estuvo presente en la ceremonia de toma de protesta, aunque a José Gómez prácticamente se le prohibió que acudiera.
Por desgracia el asunto no terminó ahí, Jaime Cuevas, aparte de traidor, también mostraría otro de sus lados, el de perverso. Con la intención de romper la unidad del grupo político de Héctor Paniagua decidió invitar a varios de sus integrantes a ocupar algunos cargos, pese a que por acuerdo del grupo ningún paniaguista aceptaría formar parte de la nueva administración.
Así entraron Hugo Ortega a Obras Públicas y Carlos Virgen a la Tesorería, ambos ligados a Paniagua pero los dos desoyeron su recomendación de no aceptar la invitación. La perversidad de Jaime Cuevas fue mayor cuando decidió romper el lazo familiar entre padre e hija al invitar a Nadia Paniagua a hacerse cargo del Registro Civil, a sabiendas de que Héctor Paniagua jamás aprobaría ese nombramiento.
LOS SUEÑOS DE GRANDEZA DE JAIME CUEVAS
Ya instalado por segunda ocasión en la alcaldía de Bahía de Banderas, Jaime Cuevas ha desplegado alas con rumbo a su siguiente meta: convertirse en gobernador de Nayarit dentro de cuatro años. Por eso traicionó por segunda ocasión a Héctor Paniagua, para que la sombra del contador no lo opaque.
Para su desgracia la fuerza política que llevó a Cuevas a la alcaldía emana principalmente de Héctor Paniagua y José Gómez, a quienes pretende suplir con una alianza política con el alcalde de Puerto Vallarta de extracción emecista Arturo Dávalos, quien lo apoyó abiertamente durante la campaña.
Con miras a fortalecerse a nivel nacional con el PRD, Jaime Cuevas entregó la Secretaría del ayuntamiento a Cristian Valiente, un perredista que se formó a la sombra de Guadalupe Acosta Naranjo y que hoy obedece mayoritariamente a Agustín Basave.
Mal comienzo para un alcalde que deberá gobernar Bahía de Banderas por los próximos cuatro años, porque lejos de fortalecerse con el grupo que lo llevó al poder prefirió traicionarlo para no cumplir con sus compromisos políticos. Para su desgracia el gobernador Antonio Echevarría García ya tomó nota de la situación y ha cerrado filas en torno al grupo de Héctor Paniagua, a quien se perfila como candidato de la Alianza PAN-PRD a la diputación federal por el tercer distrito de Nayarit.
Por su parte José Gómez anuncia se segundo paseo ciclista de Siempre con la Gente para fines de este mes, lo cual es un claro indicio de que pretende mantenerse vigente como cabeza de su grupo político con miras al siguiente proceso electoral ya en puerta.
Pero allá él si quiere correr el riesgo de que el rencoroso y vengativo Jaime Cuevas le mande clausurar su recién inaugurado antro Tangamandapio.

 

2 Comentarios

  1. Afortunadamente Tocayo, eso que narras y calificas (y te lo acepto como cierto), aplica solo para las pandillas políticas, en nada aplica para la sociedad de Bahía de Banderas, que es todo el electorado. Yo a Jaime cuevas además de conocerle que es un profesional de la medicina, que tiene buena alcurnia familiar de honestidad, lo he conocido trabajando junto con los otros 19 alcaldes y con mucho es un politico trabajador como pocos en su estado, por ello, sin temor a equivocarme será nuevamente un alcalde entre el universo de políticos de Bahia y de Nayarit extraordinario, asi que, los calificativos que le aplicas en tu redacción, por tratarse de las pandillas políticas, aplica solo a puerta cerrada entre ellas, para nada a la sociedad de Bahía de Banderas quienes por mis conceptos que de el tengo, ha de estar festejando su suerte.

    Te saludo con afecto.

    • Luis Federico Sánchez Melchor:
      ¿En que municipio vives? Los 9 presidentes municipales de BadeBa, han sido malos, entre ellos Cuevas y Paniagua. Muy malos. los Cuñados Cervantes y Gómez.
      Cuando gustes podemos platicar al respecto, Veintiún años viviendo en BadeBa, me permiten opinar al respecto
      Saludos cordiales y buen artículo amigo Luis Alberto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here