Sin importar el caos político que generarán en Puerto Vallarta, Carlos Lomelí y Enrique Alfaro han resuelto sus diferencias políticas rehabilitando públicamente a El Mochilas, quien desde el próximo mes podrá presumir que ya tiene en su bolsillo la candidatura de Morena para el 2021, simple y sencillamente porque es lo que más le conviene a Carlos Lomelí

Por Luis Alberto Alcaraz

A menos de dos semanas de asumir la gubernatura de Jalisco, Enrique Alfaro viene a Puerto Vallarta a darnos la gran noticia: el nefasto Ramón Guerrero alias El Mochilas será su próximo Subsecretario de Asistencia Social, ni más ni menos que el enlace del gobierno de Jalisco con el gobierno federal para el manejo de los recursos federales que se destinarán a la atención social de los jaliscienses marginados.
Sin importarle el veredicto de las urnas ni el oscuro pasado de El Mochilas, Enrique Alfaro privilegia sus intereses políticos y condena a los vallarteses, particularmente a los que simpatizan con el Partido Movimiento Ciudadano, a vivir los próximos tres años en una violenta disputa por la candidatura del 2021.
Ante su virulento enfrentamiento con Andrés Manuel López Obrador, el próximo gobernador de Jalisco encontró una lamentable salida para congraciarse con la cúpula de Morena, especialmente con el Dr. Carlos Lomelí, quien por decreto de AMLO será el futuro virrey de Jalisco ya que tendrá el control de los recursos federales que se destinarán al estado de Jalisco.
Como algunos recordarán, Carlos Lomelí fue el principal patrocinador de la campaña de El Mochilas en el 2012, a quien le financió todo el programa de las Mochifarmacias que solo detuvieron abiertas durante la campaña electoral.
Después de ser un personaje clave en el MC Jalisco Lomelí emigró a Morena justo a tiempo para convertirse en el hombre de confianza de López Obrador. Ya en la pasada campaña Lomelí se llevó a Morena al otro gran mecenas de El Mochilas, el empresario lechero ex panista Abraham González Uyeda, con lo que quedó abierta la puerta para que Ramón Guerrero entre a Morena por la puerta grande en el momento que lo considere conveniente.

Obsesionado por ser de nuevo alcalde de Puerto Vallarta, Ramón Guerrero se fue por la libre y se registró como precandidato del MC en la pasada contienda, en contra de las instrucciones de Alfaro y Arturo Dávalos, aunque para su desgracia finalmente fue obligado a declinar, conformándose con la diputación federal que terminó perdiendo.
Pero a veces perdiendo se gana, la Subsecretaria de Asistencia Social que le prometió Alfaro es muc

ho mejor que la diputación federal, porque le permitirá al Mochilas hacer precampaña de manera permanente en Puerto Vallarta durante los próximos tres años, encabezando los eventos oficiales en los que se derrochará cemento en todas las colonias populares de Puerto Vallarta.
Sin importar el caos político que generarán en Puerto Vallarta, Carlos Lomelí y Enrique Alfaro han resuelto sus diferencias políticas rehabilitando públicamente a El Mochilas, quien

desde el próximo mes podrá presumir que ya tiene en su bolsillo la candidatura de Morena para el 2021, simple y sencillamente porque es lo que más le conviene a Carlos Lomelí.
Lo que le conviene a la sociedad vallartense es lo de menos, a los hombres del poder sólo les importa su beneficio personal, de ahí en fuera, ¡que se pudra Vallarta!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here