PERFIL POLITICO

Arturo Dávalos montó en cólera cuando los regidores de Morena, PT y PAN se negaron a votar a favor de una deuda de 230 millones de pesos y los acusó de no querer a Puerto Vallarta

Por Luis Alberto Alcaraz

“Ustedes no quieren a Vallarta” -les soltó a bocajarro el alcalde Arturo Daválos a los regidores de Morena, PAN y PT que pidieron sacar del punto de acuerdo de la sesión de ayuntamiento en el cual se proponía aprobar una línea de crédito de hasta 230 millones de pesos.
Ante la insistencia de los regidores opositores que argumentaban no tener la suficiente información para avalar el crédito, el alcalde intentó exhibirlos diciendo que ya se les había dado toda la información que requerían y los remató con el lamentable recurso de “no querer a Puerto Vallarta” por negarse a aprobar una deuda millonaria que según el primer edil será liquidada antes de que termine su administración.
Llamada pomposamente “estrategia financiera”, esta deuda pública de hasta 230 millones de pesos será utilizada para la compra de maquinaria, el pago de laudos laborales y 80 millones de pesos para el pago de nómina y aguinaldo de los trabajadores.
O sea, fue tan exitosa la gestión de Rodolfo Domínguez Monroy que ni siquiera dejó dinero para el pago de aguinaldos de los trabajadores y las últimas cuatro quincenas del año.
En realidad no hay que ser muy inteligente para entender que esta deuda que pretende adquirir Arturo Dávalos será destinada en gran parte a tapar el enorme boquete generado por la campaña anterior, porque es evidente que hay un presupuesto de egresos para el 2018 que contempla con claridad todos los gastos que se realizarán a lo largo del año.
¿Cómo es que ya no hay dinero para sueldos y aguinaldos de nuestros queridos Godínez? ¿Quien se traga el cuento de que a dos meses de que termine este año el ayuntamiento está preocupado por adquirir maquinaria para brindar una mejor atención a la ciudadanía?
Lo único bueno de todo esto es que al parecer finalmente tenemos oposición en el ayuntamiento de Puerto Vallarta, y no vayan a pensar que el PRI por fin se puso las pilas, al contrario, Roberto González Gutiérrez levantó puntualmente su dedito junto con la bancada de MC para aprobar la nueva deuda pública, demostrando que él si quiere un chingo a Puerto Vallarta.
Los prietos en el arroz que hicieron enojar al alcalde son Laurel Carrillo, Cecilio López y Luis Alberto Michel de Morena, Carmina Palacios del PT y Saúl López del PAN.
Ojalá que esa postura sea mantenida a lo largo del trienio y no terminen vendiéndose como puercos flacos a un alcalde que durante tres años estuvo acostumbrado a tener a todos los regidores de oposición comiendo de su mano.

Compartir
Artículo anterior¡Que se pudra Vallarta!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here